El tribunal desestima el recurso interpuesto por el perjudicado, que jugaba como delantero en un equipo de fútbol. Había reclamado al portero del equipo contrario más de 29.000 euros por los días de incapacidad y secuelas que padeció a raíz de una fractura de tibia y peroné fruto de una entrada para despejar el balón.

La Audiencia Provincial de Valencia (SAPV 32/2018, de 14 de febrero ), ha rechazado el recurso de apelación interpuesto por un hombre que se lesionó gravemente durante un partido de fútbol, a causa, a su juicio, de una «entrada salvaje y brutal» del portero del equipo rival, que fue expulsado del campo por el árbitro.

El Juzgado de Primera Instancia rechazó la demanda, donde el perjudicado reclamaba 29.071,36 euros por los días de incapacidad y secuelas padecidas. Debido al lance, sufrió fractura doble fractura de tibia y peroné. El juzgado desestimó su pretensión con base en la llamada «teoría de la asunción del riesgos», que comporta participar en un deporte competitivo y de contacto.

José María Rico Muntó

Abogado laboralista Elche.

Share This