Incapacidad laboral

Estás en:

Incapacidad laboral

Para la tramitación de cualquier prestación derivada de una incapacidad es importante contar con un abogado especialista para preparar el expediente correspondiente. Desde la vía administrativa hasta la judicial, si fuera necesario. Ya que se trata de un proceso complicado en el que hay que abordar muchos puntos.

Además, será recomendable la solicitud de informes periciales médicos en relación a las patologías que presente el trabajador para acreditarlas ante el Equipo de Valoración de Incapacidades, y en su caso ante el Juzgado correspondiente. Puedo ayudarte también es este aspecto.

RICO MUNTÓ  podrá defender tus intereses, dirigir el procedimiento y recomendarte los mejores profesionales médicos en función de tus necesidades.

Entendemos como incapacidad laboral cuando un trabajador no es capaz de desempeñar las funciones propias de su puesto de trabajo. Esta incapacidad por tanto, se relaciona no con la gravedad de la enfermedad sino en cómo afecta y en qué grado para desempeñar tu labor profesional.

Existen dos grados distintos de incapacidad, son la incapacidad temporal y la incapacidad permanente.

La incapacidad temporal

Se conoce como baja médica, la duración máxima de esta incapacidad es de 12 meses, prorrogables por 6 más. En este momento la seguridad social estimará si esta incapacidad puede valorarse como permanente. Durante este periodo el contrato laboral queda en modo de suspensión, y el trabajador tiene derecho a asistencia sanitario y un subsidio económico.

Incapacidad laboral permanente

Se define como la situación en la que un trabajador tras pasar por un tratamiento médico, presenta reducciones funcionales como fisiológicas que lo incapacitan para su labor profesional. Existen distintos grados de incapacidad:

  • Incapacidad permanente parcial, se trata de una discapacidad del 33% o superior, conlleva un pago de 24 mensualidades y se puede continuar con la profesión.
  • Incapacidad permanente total, en este caso no se puede continuar con la profesión, pero si en otra distinta, se puede cobrar una pensión de por vida.
  • Incapacidad permanente absoluta, este grado de incapacidad afecta a la persona de forma que no es capaz de realizar cualquier tipo de profesión. Conlleva una pensión vitalicia del 100% del salario bruto.

Si necesitas empezar a tramitar tu expediente para conseguir una prestación por incapacidad puedo ayudarte, te ofrezco un asesoramiento completo, así como la recomendación de los mejores profesionales médicos.

Gran Indalidez

Se entenderá por gran invalidez la situación del trabajador afecto de incapacidad permanente y que, por consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales, necesite la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida, tales como vestirse, desplazarse, comer o análogos.

Los honorarios se abonarán una vez cobrada la prestación reclamada. Y serán de un total desde 3 mensualidades de la pensión obtenida.

Share This